Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Migración más segura y humana, pide ONG a líderes de Norteamérica.

En el contexto de la Cumbre de México, Estados Unidos y Canadá, la Red Eclesial Latinoamericana y Caribeña de Migración, Refugio, Desplazamiento y Trata (Clamor) se pronunció porque como resultado de la reunión se atiendan los objetivos para tener una migración humana, segura, ordenada y regular.

La instancia, dependiente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), que agrupa a más de 600 organizaciones católicas, expuso que el actual panorama de la migración en el continente no es alentador pues los altos niveles de desplazamientos forzados no cesan y las personas que se ven en necesidad de hacerlo son más vulnerables en su camino.

La instancia, encabezada por Gustavo Rodríguez, arzobispo de Yucatán (México), y Elvy Monzant Arraga, secretario ejecutivo, destacó que actualmente hay migrantes varados, sufriendo las inclemencias del invierno, especialmente frío este año en el hemisferio norte, situación que se complica con las disposiciones restrictivas para otorgar les asilo en Estados Unidos, bajo el denominado Título 42, el cual se mantendrá en vigor indefinidamente por decisión de la Corte Suprema de aquel país, contraviniendo la decisión de un juez que ordenaba ponerle fin”.

La Red solicitó a los presidentes Joe Biden, Andrés Manuel López Obrador y Justin Trudeau “atender como prioridad el tema migratorio y abordarlo desde una perspectiva humana, que se asuma regionalmente, incluyendo a Centroamérica y al resto de América Latina, para construir políticas públicas que generen condiciones tanto económicas como de desarrollo humano favorables, de tal modo que las personas no tengan que abandonar sus lugares de origen.

Que se respeten los principios y obligaciones del derecho internacional y se garantice el asilo a las personas con necesidades de protección internacional, independientemente de las condiciones políticas de los países de destino, y que se procuren fondos para que las naciones de tránsito y las ciudades de frontera puedan facilitar los procesos migratorios, especialmente a los grupos más vulnerables.”.

Asimismo, exhortó a que quede sin efecto el Título 42 y que, por el contrario, se siga una perspectiva de derechos humanos, no de seguridad nacional, en los acuerdos, decisiones y disposiciones locales y regionales sobre migración, asilo y refugio”.

Si se acaba con el Título 42 se consigue un doble efecto: por una parte, se reduce el número de personas que entran a Estados Unidos y, por otra, se devuelve a muchos indocumentados que ya encontrándose en ese país son enviados a México, donde quedan en absoluto desamparo.

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow