Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Cada año, un taller albanés elabora 20 mil máscaras venecianas

Las piezas para el carnaval italiano se fabrican en 12 etapas.

Shkodër. Desde hace semanas, en un taller de la ciudad albanesa de Shkodër, los artesanos se apresuran a dar el último toque a sus elegantes y misteriosas máscaras venecianas destinadas a carnavales, fiestas y estudios de cine.

Cada año, 20 mil objetos de estos salen de aquí y viajan a todo el mundo, incluidos Brasil y Japón. Se elaboran a partir de uno de los mil 700 modelos que tiene el taller. Están hechas a mano, siguiendo escrupulosamente la tradición, lo que les da el derecho de usar el venerable adjetivo de venecianas.

Cada nuevo modelo se fabrica con arcilla y luego se añaden capas de papel maché. En total, la fabricación tiene una docena de etapas. Una pieza necesita semanas de trabajo.

Alrededor de 70 por ciento de la producción termina en Venecia, donde este año el carnaval honró a Marco Polo, explorador y comerciante nativo de esa ciudad que murió hace 700 años. Sus viajes y descubrimientos han inspirado máscaras deslumbrantes.

Con sus plumas, sus encajes o sus cristales de Swarovski, perlas, metales perforados, etcétera, las máscaras venecianas están hechas para atraer todas las miradas gracias a su chispeante elegancia, explica Edmond Angoni, artista albanés que lleva más de 20 años dando forma a estas delicadas piezas.

En Venecia, donde acaba de finalizar el carnaval, Angoni tiene ocho tiendas en las que exhibe sus creaciones. Los disfraces completos para el carnaval de 2024, que incluyen las máscaras ricamente adornadas y suntuosos vestidos, se venden en 5 mil euros cada uno, unos 5 mil 300 dólares. Este año han logrado mucho éxito las máscaras de animales, que se usan como casco y tienen motivos inspirados en Gustav Klimt o Alfons Mucha.

Misterio

Una máscara no es sólo un objeto. Cada máscara tiene su historia, su espíritu, su misterio y su magia. Cada una es, ante todo, una obra de arte, señala Gise Zeqo, quien trabaja en ese taller desde que abrió, hace 27 años.

Su máscara favorita representa el encuentro del sol con la luna, un amor imposible pintado por Klimt.

Desde lo más simple hasta lo más extravagante, ya sea pequeña o grande, cada máscara es una pieza única, apunta Angoni y explica orgulloso que en la película Ojos bien abiertos, de Stanley Kubrick, Nicole Kidman y Tom Cruise lucen sus creaciones.

Junto al taller se exponen cientos de máscaras creadas a lo largo de los años para que los visitantes den un romántico paseo entre sueño y realidad, al lado de las clásicas piezas de Arlequín, Polichinela o Pierrot que evocan Venecia, los visitantes también pueden observar rostros de Marylin Monroe, Michael Jackson o de los personajes de La casa del papel, así como máscaras de animales, como una enorme cabeza de rinoceronte.

Estoy en un lugar extremadamente hermoso, lleno de máscaras. Me cuesta elegir, dice Anna Lisa Manciani, artista italiana que vino a buscar una para ella y otra para su esposo.

En sus 27 años de existencia, el taller de Angoni ha fabricado cientos de miles de máscaras, todas únicas. “Ya lo dijo Oscar Wilde: ‘El hombre nunca es sincero cuando interpreta su propio personaje. Dale una máscara y te dirá la verdad’”, afirma sonriendo.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow